Servir a Cristo y acompañar a su pueblo



Servir a Cristo y acompañar a su pueblo

En el día en que la Iglesia recuerda y celebra a San Juan María Vianney, conocido como el Santo Cura de Ars, patrono de los sacerdotes y párrocos, me uno en la oración, gratitud y cercanía a todos mis hermanos sacerdotes que sirven a Cristo y acompañan a su pueblo en nuestra Iglesia diocesana San Juan Bautista de la provincia El Loa.

Los sacerdotes sin hacer mucho ruido dejan todo para dedicarse al servicio de sus comunidades, entregando a los demás su propia vida. imitando así a Jesús el buen pastor. También ven y se compadecen de la enfermedad, duelo y hambre de la gente y poniendo sus “cinco panes y dos pescados”, sirven de mediadores ente Dios y los hombres permitiendo que Jesús, consuele y sacie el hambre de tantos hermanos y hermas que ponen su confianza en el Señor de la vida.

Así el sacerdote es hombre de misericordia y compasión, cercano a su gente y “descentrado de sí mismo, porque el centro de su vida no está en él, sino en Cristo” (P. Francisco) por eso el sacerdote celebra la eucaristía cada día, donde renueva su condición de pastor; “tomado, bendecido, partido y entregado” (H. Nouwen) al servicio de su pueblo.

Agradezco y valoro el servicio generoso y creativo que en estos tiempos difíciles han desempeñado. Los animo a seguir “remando mar adentro”, unidos a Jesús que va con nosotros en su barca y mirando a María estrella del nuevo día, volver a creer en la revolución del cariño, la ternura y la caridad viva y operante.

Conozco su trabajo en la parroquia, por eso pienso y rezo por ustedes. Pido también a las comunidades que estén cerca de sus sacerdotes, los apoyen y recen por ellos.

 

Muchas felicidades a los sacerdotes y párrocos.

Santo cura de Ars: Ruega por tus sacerdotes.

 

 Los saludo con el cariño y la fraternidad sacerdotal.

 

+Oscar Blanco Martínez
Obispo

 

Calama 03 agosto 2020