Religiosa loína profesó votos perpetuos

Ver Galería

Obispo Óscar Blanco Martínez presidió celebración junto a superioras de la Comunidad Carmelitas del Sagrado Corazón.

En una emotiva celebración en el templo Jesús Obrero de Calama, la religiosa Carmelita del Sagrado Corazón, Gabriela Isabel del Buen Pastor profesó este sábado los votos perpetuos de pobreza, obediencia y castidad, consagrándose definitivamente a Dios y de servicio a los demás. 

Se trató de un compromiso de fe inédito para la Iglesia de Calama y la propia Congregación de origen mexicano, pues se trata de la primera vocación chilena que después de largos años de perseverancia en el discernimiento vocacional, formación y de servicio se concreta con el Sí definitivo a Cristo por medio del carisma de la Congregación Carmelita del Sagrado Corazón. 

Para acompañar este paso se trasladaron desde México la Superiora General de la comunidad religiosa, Hna. María Elena Pacheco Saldaña, la ecónoma General, Hna. Leticia Manzano, además de las religiosas que actualmente cumplen su misión en la Iglesia de Calama, lugar en que fundaron casa el año 2004. 

El Obispo de Calama, Óscar Blanco Martínez que presidió la celebración destacó las cualidades de la Hermana Gabriela Isabel del Buen Pastor, su perseverancia y decisión para aceptar el llamado de Cristo, el que se inició a temprana edad en su etapa escolar y el compromiso con su misión. Al mismo tiempo tuvo emotivas palabras para la familia encabezada por sus padres Luís y Paulina, además de sus hermanos Ana y Ricardo que con generosidad han acompañado el caminar de su hija y hermana hasta este momento trascendental. 

También mencionó que se trata de una bendición para la familia religiosa Carmelitas del Sagrado Corazón, que la acogieron, formaron y hoy la presentan a la Iglesia para su consagración al Señor. También como una bendición para la Iglesia diocesana de Calama, “ella es vocación de esta tierra, a la que nunca olvidará”, apuntó. 

Caminar en la vida religiosa 

Gabriela Isabel Contreras Vicencio, nació el 13 de febrero de 1989, en Chuquicamata, Chile. Es Hija de Don Luis y de la Sra. Paulina y la menor de tres hermanos: Ana Paulina y Ricardo Andrés. 


En el año 2007, las hermanas Carmelitas del Sagrado Corazón conociendo de su inquietud vocacional la invitaron a participar del 2° Congreso de la Misión Única de dicho instituto en la ciudad de San Juan de los Lagos, Jalisco, México, lo cual le abrió el horizonte y se visualizó en la vida religiosa. 

Ingresó a la Congregación el 24 de diciembre del 2008 en la ciudad de Calama, después de unos meses viajó a Guadalajara, Jalisco, México, para continuar su formación religiosa. En el año 2009-2010 vivió su etapa de postulantado en la comunidad de “Rancho Nuevo” desempeñándose como catequista de niños y adolescentes. En el año 2010-2011 se trasladó a la comunidad del Señor del Perdón. El 14 de julio 2011 ingresó al noviciado ubicado en Tlajomulco de Zúñiga, con el nombre religioso del Buen Pastor, experiencia que le permitió adentrarse a la hondura del Carmelo de Madre Luisita, gozando del silencio y la soledad acompañada, disfrutando de los estudios fundamentales de dicha etapa de formación. Tomó el hábito de las Carmelitas del Sagrado Corazón e 8 de julio del 2012, y así preparó el corazón para su primera profesión que hizo el 14 de julio de dicho año. 

En el año 2017 regresó a Chile, volviendo a su desierto, y aprendiendo a verse como religiosa en esta su tierra, gozando de los reencuentros con amigos, sacerdotes, y religiosas. 

En los años 2018-2019 es invitada a ensanchar el corazón y formar parte de la Delegación Santa Teresa de Jesús, que comprende los países de Ecuador y Colombia, insertándose en Usme, Colombia, donde se encontró con Dios a través de los rostros de niños, jóvenes, mujeres, abuelitos y afrodescendientes, los cuales marcaron su vida misionera, además de la riqueza del compartir la misión y la amistad con los hermanos Maristas. 

En el año 2020 nuestra hermana solicitó ingresar a su Juniorado Mayor, última etapa de formación y preparación a la consagración definitiva. En octubre del año recién pasado, fue enviada a la comunidad del Codito, al norte de Bogotá, con la finalidad de insertarse en la pastoral parroquial, donde reside actualmente. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.