Páginas

"Qué esperamos de esta Cuarentena"

El Obispo de Calama, Monseñor Óscar Blanco reflexionó en torno a la medida sanitaria de confinamiento para el radio urbano de la ciudad de Calama con la finalidad de reducir el número de contagios y muertes que ha dejado en la zona la pandemia de coronavirus.



Pedimos Cuarentena, ahora depende de ti…de todos

El alto número de personas contagiadas, la muerte de muchos, el saturado sistema de salud y las graves consecuencias que está dejando esta pandemia, nos llevó a pedir cuarentena para Calama. ¿Qué esperamos de esta cuarentena?

1.- Que nos ayude a descubrir el valor de la vida y el sentido de la comunidad humana. Nadie sale campeón sólo, dependemos unos de otros, y salimos adelante en la medida que solidariamente nos acompañamos, nos apoyamos y nos cuidamos mutuamente.

2.- En esta cuarentena veremos quién es quién, quién actúa en forma responsable y se cuida para cuidar a los demás y quiénes actúan de forma irresponsable perjudicando y poniendo en riesgo la salud y la vida de los suyos.

3.- Aquí veremos quienes son los buenos vecinos, respetuosos, solidarios, y aquellos que viven en el egoísmo y la soberbia de creerse inmunes a una pandemia que ha matado a calameños y calameñas y tiene en serio riesgo la vida de muchos.  

4.- Pedimos cuarentena y nos dieron nueve días para permanecer en casa y colaborar con las normativas sanitarias y ponernos en el lugar de cientos de trabajadores de la salud, que no tendrán cuarentena por estar salvando la vida de muchos loínos.

5.- Pedimos cuarentena y se nos dio, ahora depende de ti, de mí y de todos, que al final de ésta, algo podamos conseguir, al menos tomar conciencia de la gravead y del riesgo que corre nuestra vida. “Que en este barco estamos todos y que nadie se salva solo”, sólo la unidad, la solidaridad y el amor al prójimo, nos pueden ayudar a superar y vencer este mal que nos atormenta. 

6.- Aun queda lugar para la esperanza.  Es precisamente cuando la realidad contradice nuestras expectativas, “cuándo encuentra su campo la esperanza cristiana, no cuando podemos, sino cuando no podemos. Se trata de dejar de mirarnos a nosotros mismos para mirar más a Dios”.

+0scar