Páginas

Obispo electo de Punta Arenas saluda a comunidad magallánica

Pastor Óscar Blanco Martínez expresó que recibió esta noticia con asombro y confianza plena en Dios.

Con un especial saludo a la Diócesis de Punta Arenas y gratitud a toda la comunidad que peregrina en la Iglesia de Calama se manifestó el obispo electo para esa diócesis, Óscar Blanco Martínez luego de hacerse público su nombramiento por parte de la Nunciatura Apostólica del Papa Francisco en Chile.

Mons. Blanco expresó que recibe esta noticia con asombro y confianza plena en Dios. “Desde mi consagración al Señor, he procurado amar y servir a la Iglesia, siempre y en todo lugar. Estar disponible para salir, con mis pocos medios, a dónde Jesús me envíe y la Iglesia me necesite”.

Al mismo tiempo manifestó su gratitud al Papa Francisco, por la confianza depositada en su persona y el trabajo pastoral realizado en la Iglesia; “promoviendo una cultura del encuentro, la escucha y la cercanía con los más necesitados”.  

“Voy a la Iglesia más austral de Chile, y lo hago en mi condición de discípulo misionero de Jesús. Salgo de esta hermosa tierra del norte, donde el sol brilla todos los días y el desierto se muestra generoso con los hijos de nuestra Patria. Dejo al pueblo de Dios que peregrina en el desierto con una gran misión. Con grandes desafíos pastorales; valiosos y generosos laicos; abnegados sacerdotes y una presencia misionera de religiosos y religiosas”, apuntó.

Más adelante agrega que tiene la firme convicción que, Dios lo trajo al desierto… “para hablarme al corazón y nutrirme con la sabia de la piedad popular, las costumbres y tradiciones de un pueblo que sabe cantar y bailar la fe en Jesucristo.  Soy testigo que Dios revela “todo esto a los pequeños y lo ha ocultado a los sabios y entendidos” (Mt.11,25).