Obispo de Calama Óscar Blanco M. presidió en Te Deum Aniversario 140 de la comuna

Galería de Imágenes 

Familia, desempleo, seguridad pública, medioambiente y emergencia fueron temas abordados por el Pastor en su mensaje.



Pidiendo a las autoridades y habitantes de la comuna de Calama a ser participes de las Bienaventuranzas que Dios dispone para su pueblo, el Obispo Óscar Blanco Martínez celebró este sábado 23 de marzo el Solemne Te Deum aniversario 140 de la capital de la Provincia El Loa.
El Templo Catedral San Juan Bautista reunió nuevamente a los máximos representantes gubernamentales de la Región de Antofagasta, autoridades provinciales y de la comuna al conmemorarse un aniversario más de la anexión de Calama a territorio nacional tras la gesta heroica de Topater en 1879.

En su mensaje el Pastor Óscar Blanco refirió las lecturas bíblicas del profeta Sofonías (2, 3; 3, 12-13)  y el evangelio de Mateo (5.1-12) en las que se manifiesta el amor de Dios por su pueblo humilde y pobre, que pone su confianza en él frente a las dificultades, un pueblo sin embargo que sabe de triunfos y fracasos, de reconstruir y volver a empezar.

"Que bien nos haría ponernos frente a esa hermosa imagen del Cristo Redentor del desierto, que se encuentra en el sector de Topater y escuchar de Jesús: “Bienaventurado los calameños y calameñas que se unen para agradecer, celebrar y trabajar por el futuro de Calama", manifestó.
Temas como la familia, desempleo, seguridad pública, medioambiente y emergencia fueron abordados por el Obispo Óscar Blanco en la homilía de este 23 de marzo, ocasión en las que la dignidad de quienes habitan esta tierra debe ser el objetivo de sus autoridades y de los propios vecinos que habitan la ciudad.

"El futuro y la prosperidad de toda persona y sociedad humana pasa por la dicha y fidelidad de la comunidad familiar. Una sana convivencia en familia, hace posible la salud y vigor de toda comunidad civil. En esta institución, corazón y célula principal de la sociedad, se encuentra el ADN del bien común y por ello debe ser protegida y promovida, sin olvidar que su primera misión es abrirse al don de la vida, ya que los hijos son la promesa del futuro, la esperanza y la alegría de la sociedad. Sin ellos solo cabe esperar una sociedad cada vez más egoísta, individualista, envejecida y sola", apuntó.

Un urgente llamado hizo para que aquellos hombres y mujeres que llegan a nuestra ciudad en busca de mejores condiciones para su familia y que quedan en situación de calle, allegados o instalados en campamentos, tengan una mejor atención, se resuelva su realidad, para que  vivan y trabajen en dignidad.

El Pastor también expresó la necesidad que la autoridad atienda la preocupación que existe por el aumento de la delincuencia, generando ambientes seguros, espacios públicos donde la familia pueda transitar con tranquilidad. Misma preocupación indicó se debe tener  por el cuidado al medioambiente. "Los calameños parecieran que se están acostumbrando a despertar bajo la tensa nube tóxica proveniente de las grandes mineras, de hacer parte del paisaje los grandes relaves de las mismas y de la contaminación de sus aguas. Esto es vox populi. Cuánto tiempo se ha demorado contar con estaciones que midan la calidad del aire, de entregar información veraz que nos ayude a tomar decisiones sobre lo que respiramos. ¿Estará Calama destinada a ser Quintero o Puchuncaví, para recién tomar las decisiones que hay que tomar?.