Obispo de Calama invitó a renovar la alegría, esperanza, fraternidad y la confianza total en Dios Padre.


Galería de Imágenes
En Misa de Navidad Mons. Óscar Blanco Martínez invitó a las familias a reencontrarse con el amor y a vivir la concordia entre todos y especialmente con quienes vienen de otras culturas.



El templo Catedral San Juan Bautista de Calama como en todos los sectores parroquiales de El Loa reunió la noche de martes a los fieles para participar en la Misa de víspera de la Natividad del Señor.

Una tradición que junto a celebración en torno al nacimiento de Jesús, tiene en esta parte de Chile una dedicatoria especial en torno al niño Dios, figura que es llevada por las familias hasta la Iglesia para ser bendecidas y posteriormente ubicadas de manera preferente en los pesebres o nacimientos.

El Obispo Óscar Blanco en su homilía de Navidad resaltó la humildad en la que nació el hijo de Dios y como su mensaje es absolutamente vigente en el momento por el que atraviesa el país para proyectar paz y amor. “Si, Dios encarnó su amor en la persona de su hijo, nuestro hermano mayor. Así también nosotros debemos encarnar el amor en la fraternidad. Fraternidad con todos, fraternidad con los creen y los que no creen, fraternidad con los que piensan y tienen ideas distintas, fraternidad con las personas que vienen de otras culturas, fraternidad con los pobres y ricos, fraternidad entre civiles y militares, fraternidad entre todos los chilenos y chilenas”.

El Pastor de la Iglesia de Calama también abogó para que el nacimiento de Jesús permita que la falta de entendimiento, manifestada en hechos de violencia que se ha expresado por éstos días, permita que surja la oportunidad de diálogo y se exprese en mayor fraternidad “Que delante del Niño Jesús, los habitantes de mi querida tierra chilena, nos redescubramos hermanos, para que no prevalezcan la división y violencia, sino que todos nos esforcemos por favorecer la reconciliación y construir juntos el futuro que queremos”.

Misa en la Cárcel

Este 25 de diciembre el Obispo, quiso compartir la esperanza que trae el Nacimiento de Jesús con internos del Centro de Detención Preventiva de la ciudad. En este lugar donde se vive a diario el dolor de la privación de libertad y sus consecuencias el Pastor celebró la Eucaristía.

Allí el Pastor les compartió el mensaje de esperanza y de reconciliación que nace con Dios que se hace niño. Navidad es una llamada a renovar la alegría, la esperanza, la fraternidad y la confianza total en Dios Padre, expresó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.