Obispo de Calama celebró Misa y lavó pies a internos de la cárcel

Galería de Imágenes

En Semana Santa el pastor quiso acompañar a quienes están privados de libertad.

"Porque estuve preso y me fuiste a visitar", el texto del evangelio de Mateo (25,35-40), resuena de manera especial en estos días en el que el sacrificio del amor de Cristo por toda la humanidad se hace presente con su muerte y la gloria de su resurrección, sobre todo para los encarcelados que ponen su confianza en el Señor.

Hacer participes de ese amor a quienes están en el recinto penal  llevó a que el Obispo de Calama, Óscar Blanco Martínez concurriera hasta el CDP de la ciudad para rememorar la Santa Cena y junto con ello realizar el rito del lavatorio de pies a 12  hombres y mujeres privados de libertad.

Sobre este ritual con los encarcelados el Papa Francisco lo ha convertido en una tradición, allí ha destacado que el obispo debe ser "el que más sirva" en la Iglesia al reivindicar la "humildad" como una de las cualidades que deben tener los hombres de Iglesia.  

 "El obispo debe ser el que más sirva. Esta es una regla de la Iglesia, no hay que hacer  o humillar a los demás, siempre hay que ponerse en actitud de servicio", ha señalado el Papa sobre este gesto.

A la cárcel loina concurre permanente un grupo de agentes pastorales y en ella al menos una vez a la semana se celebra la Misa, un servicio que agradecen quienes están cumpliendo condena y esperan reconciliarse con la sociedad luego de saberse perdonados por el Señor.