“En la hora de la caridad, abracemos a Dios para dar esperanza”


Nuncio Apostólico, Mons. Alberto Ortega Martín.

A través de videoconferencia se produjo el primer encuentro entre el representante del Papa Francisco en Chile, Nuncio Apostólico Monseñor Alberto Ortega Martín con el personal consagrado de la Diócesis San Juan Bautista, encabezada por el Obispo, Óscar Blanco Martínez, quien agradeció las palabras de aliento expresadas por el Nuncio.

La reunión se produce en el contexto de preparación a la celebración de la Fiesta Patronal de la Iglesia dedicada a San Juan Bautista, cuyo lema de motivación “Somos Iglesia, voz que clama esperanza en tiempo de pandemia” fue muy bien acogida por Monseñor Ortega quien resaltó este aspecto fundamental de sentirse todos uno para salir al encuentro de los hermanos, especialmente en estos tiempos difíciles por los que atravesamos como humanidad con el coronavirus.

El representante del Papa Francisco en Chile, quien antes de llegar en octubre del año pasado al país estuvo destinado en Irak, destacó el encuentro sostenido con SS, ocasión en la que le manifestó su cercanía con Chile, país al que siempre lleva presente en sus oraciones, “están en el corazón de Papa”, transmitió.

En el compartir con sacerdotes y religiosas reconoció los momentos difíciles que ha tenido que enfrentar la Iglesia en Chile y especialmente sus obispos y sacerdotes, ha sido un tiempo de purificación, por lo que les animó a continuar con fe su vocación de servicio, reconociendo el enorme bien que hace la Iglesia hoy,  a través de las distintas instituciones en este periodo de pandemia,  donde es muy  importante llevar la Buena Noticia que da esperanza,  “una Buena Noticia  que nos manifiesta que no estamos solos,  el Señor está con nosotros,  que nos acompaña que ha dado la vida por nosotros y que con él todo tiene sentido, especialmente en  las circunstancias difíciles”.

El Nuncio agregó que este es un período para abrirnos a la caridad, para ayudar y para estar unidos a colaborar, “que bonito que podamos estar presentes ahí pues, para manifestar la caridad que nosotros hemos encontrado en el Señor que ha tenido caridad con nosotros (…) yo creo que esta es la hora de la caridad”, mencionó.

Monseñor Ortega, expresó que en estos tiempos de crisis sanitaria y social  “Yo veo con mucha alegría que la Iglesia está en primera línea, ofreciendo sus instituciones, estando cerca de la gente con los medios posibles, ahora por internet streaming, repartiendo comida, visitando a los enfermos, dando una palabra de esperanza”.

Finalmente indicó, que este es un momento precioso para estar allí, para volverá a tener esa presencia que se había un poco perdido, “yo creo que en ese aspecto las circunstancias de hoy nos ayudan y nos impulsan, si nos dejamos tocar por el Señor para retomar nuestra misión con entusiasmo y espero que de toda esta situación que es tan dolorosa, poco a poco la Iglesia recupere su misión  y que poco a poco puedan surgir vocaciones, eso depende mucho de  nosotros, de ustedes, que seamos luz”, finalizó.