Mons. Óscar Blanco Martínez: “Hoy más que nunca Calama y Chile entero tiene necesidad de la medicina del cuidado, la fe y conversión a Dios”

Galería de Imágenes

Pastor celebró íntima Misa por Aniversario 141 de la comuna

En una celebración a la que no pudieron asistir las autoridades de la región para dar gracias a Dios -como es tradicional- por el aniversario de la ciudad debido a la emergencia sanitaria, el obispo de Calama, Monseñor Óscar Blanco Martínez elevó oraciones al altísimo por un mejor porvenir para la comuna y su gente.


El Pastor utilizó las nuevas herramientas tecnológicas y medios de comunicación para hacer partícipes de este mensaje al mayor número de loínos, en consideración que desde el pasado miércoles se determinó que el oficio de misas y otras celebraciones litúrgicas se realicen de manera privada para evitar posibles contagios de coronavirus.

Monseñor Blanco en su homilía hizo especial referencia a quienes marcaron el devenir de la ciudad, hombres y mujeres que con su sacrificio hicieron crecer y dar prosperidad a esta tierra, pero que, sin embargo, también ha sido objeto de múltiples injusticias, abandonos y de falta de oportunidades para niños, jóvenes y adultos.

“Clamores que estallaron con mayor fuerza en octubre pasado y que siguen siendo desplazados en las prioridades de quienes toman decisiones en nuestro país, han paso años y los pobres de nuestra comuna no han sido escuchados y atendidos con la rapidez y efectividad que se espera para asuntos tan graves como la distribución de los ingresos”, mencionó el pastor.

Mas adelante el Obispo loíno, al referirse a la crisis social y pandemia que afectan al país, invitó a todas las autoridades y servidores públicos para cuidar y administrar el patrimonio, espiritual, religioso y humano que hay en Calama, porque más allá de la belleza de sus edificios y monumentos, importa sobremanera la calidad de vida de su gente, la vigencia de las relaciones comunitarias y la organicidad del tejido social y espiritual.

Monseñor Óscar Blanco se preguntó, respecto de la actual situación, por qué no unir intensiones como reseña el himno de Calama para tomar decisiones audaces pensando siempre en el bien, salud y vida de los calameños y calameñas. “Hoy más que nunca Calama y Chile entero tiene necesidad de la medicina del cuidado, la fe y la conversión a Dios”

Finalmente, el pastor junto al Señor Sacramentado, desde el frontis de la Catedral San Juan Bautista impartió la bendición para todos los habitantes de la comuna.