Iglesia loina consagró ante la Virgen del Carmen a Chile y su futuro

Obispo de Calama invitó a os fieles a propiciar el diálogo que facilite el entendimiento y progreso de la nación.

Galería de Imágenes
La Capilla Sagrado Corazón de Jesús fue el lugar escogido para que la comunidad loina celebrara La solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María y junto con ello depositar los anhelos y esperanzas del país bajo el amparo de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Chile.

La celebración presidida por el Obispo, Óscar Blanco Martínez al igual como ocurrió en diferentes partes del país sufrió modificaciones a la fiesta tradicional, que en El Loa, se caracterizaba por una gran procesión presidida por la imagen de la Virgen acompañada por la danza de los Bailes Religiosos.

“Estamos acá porque movidos por nuestra fe, creemos firmemente que Dios y la Virgen llena de gracia de Dios nos puede echar una manito en esta situación difícil que vivimos” dijo el Obispo.

Monseñor Blanco Martínez, recordó que con motivo de la ultima Asamblea Plenaria de Obispos se invitó a todos los creyentes a realizar algunas acciones en beneficio de nuestra patria; oración, participación, disposición y discernimiento.

“Profunda oración para pedir a Dios a través de María Santísima, paz para nuestro país, basada en la justicia, en la verdad y en la caridad”, señaló.

El Obispo, también mencionó que como cristianos, católicos y marianos debemos involucrarnos en las distintas instancias que nuestra sociedad nos ofrece; cabildos, diálogos comunitarios, entre otros para allí también hacer sentir nuestra voz, opinión y hacer nuestro aporte con el diálogo para el progreso de nuestro país.

Monseñor Óscar Blanco hizo un especial llamado para en las parroquias, movimientos, bailes religiosos a abrir los espacios que permitan provocar el diálogo, compartir nuestras miradas, los anhelos, los gozos. “No podemos quedarnos quietos, somos parte de un país, somos también responsables de los que nos pasa, por lo tanto, tenemos que responder a esta situación con la participación”.

Respecto a la disposición, el obispo de Calama señaló que es necesario retomar la vocación de servicio, estar dispuesto a colaborar especialmente con nuestros hermanos más necesitados.

Finalmente, Monseñor Blanco expresó que antes que se produjera el estallido social nos encontrábamos como Iglesia discerniendo lo que estábamos viviendo y como nos proyectaríamos en la misión próxima, pero frente a todos los actuales acontecimientos, y a la luz de la Palabra, se debe discernir que es lo que Dios quiere para Chile y para nuestra Iglesia y para eso se necesita meditar y escuchar la Palabra del Señor.