Páginas

Iglesia Diocesana celebró a su Santo Patrono San Juan Bautista

Ver Galería

En la eucaristía que presidió el Obispo Óscar Blanco se presentó el documento de participación diocesana en el proceso sinodal y se entregó la medalla “Espíritu de San Juan Bautista”

La celebración de la fiesta patronal de San Juan Bautista y aniversario de la Diócesis dedicada al santo reunió este viernes en la eucaristía a la comunidad de fieles de El Loa en el templo catedral de Calama.

Una celebración en la que invitados especiales, sacerdotes, religiosas, diáconos y fieles agradecieron a Dios por este tiempo de peregrinación en el desierto con la misión de anunciar la Buena Nueva de Jesucristo, guiados y animados por el ejemplo de San Juan Bautista.

En este caminar de la Iglesia loína y como fruto de los encuentros de las distintas parroquias y comunidades eclesiales   se presentó el documento de participación diocesana en el proceso sinodal y que junto a los aportes de toda la Iglesia chilena, serán parte del documento que se reflexionará en el Sínodo de los Obispos convocado por el Papa Francisco el año 2023.

El obispo Óscar Blanco Martínez que presidió la celebración manifestó que frente a tiempos difíciles por los que atraviesa la humanidad y también la Iglesia, es el ejemplo y los rasgos característicos de la vida san Juan Bautista en el que se encuentran los caminos para responder a estas inquietudes y avanzar y que son; alegría, oración, conversión, de coherencia y valentía.

Estar Alegres por celebrar el nacimiento del santo patrono, al referir el mensaje del ángel Gabriel que anuncia a Zacarías, esposo de Isabel, la madre de Juan diciéndole: “te llenaras de alegría y muchos se alegrarán de su nacimiento” (Lc.1,14). “Alegrémonos por la gran misericordia que Dios ha tenido con nosotros”, destacó.

Sobre la oración, el pastor de la Iglesia de Calama expresó que en este proceso sinodal que estamos viviendo, no es posible reflexionar sino se está atento a la dimensión espiritual, para ello debemos ser -ministros de la oración- tener presente a todos en la oración, rezar los unos por los otros, porque, “sin comunión con Dios, no puede haber comunión entre nosotros”, como planteó el cardenal Mario Grech, secretario general del Sínodo de los Obispos.

Respecto del rasgo de la conversión, Monseñor Blanco recordó que Juan Bautista, era un buen conocedor de la realidad, conocía la crisis profunda en la que se encontraba el pueblo de Israel. Se necesitaba un cambio, una conversión, el templo y la corte estaban corrompidos, ya no eran lugares seguros para la vida familiar, social y religiosa. Y Juan alza la voz, les hablaba de la necesidad urgente de convertirse, porque el reino de Dios estaba a las puertas. “Les pedía cambios por dentro y por fuera. Debían modificar el pensamiento y convertir su corazón a Dios y así dar frutos dignos de conversión” según se lee en el evangelio de Mateo.

El Obispo de Calama al referir las cualidades de coherencia y valentía del santo patrono, expresó que éste nos invita a ser coherentes con lo que comulgamos y rezamos. Valientes para rechazar todo proyecto constitucional donde se consagre el aborto como un derecho. “Por muchas cosas interesantes y novedosas que tenga el proyecto constitucional que nos están presentando, si no se reconoce y respeta la vida humana desde el vientre materno hasta su muerte natural como un valor fundamental, entones no podemos decir que: En Chile, se respetan y garantizan los derechos humanos” y agregó “En este tema, hermanos y hermanas, no podemos transar”.

De esta manera “Juan Bautista, nos testimonia un estilo de vida sinodal, desprendido y pobre; valiente y coherente al proclamar a todos la voluntad de Dios. No cede a la tentación fácil, de desempeñar un papel destacado para buscar su propio interés, sino que, con humildad, se abaja a sí mismo, para enaltecer a Jesús. Como el Precursor, el creyente no debe enaltecerse a sí mismo, sino a Cristo”, cerró Mons. Óscar Blanco.

Medalla al Mérito

En la celebración, un momento muy significativo y que desde este día se instituirá en cada aniversario diocesano será el reconocimiento a los fieles en el que se valora el espíritu de San Juan Bautista como un servicio incondicional en la vida y misión de sus comunidades eclesiales.

En esta oportunidad se homenajeó con la “Medalla al mérito Espíritu de San Juan Bautista” a 13 agentes pastorales que en cada una de las parroquias son ejemplo de compromiso con trabajo evangelizador en la Iglesia diocesana.