Iglesia de Calama entrega más de 300 almuerzos diarios por pandemia


Trabajo conjunto de Pastoral Social Caritas, Parroquias, movimientos entre otros permiten el desinteresado servicio.

La Pandemia de Coronavirus ha tenido serias repercusiones en la economía de numerosas familias de la Provincia El Loa, quienes experimentan de manera creciente el dolor de la carestía. Son muchos adultos mayores, migrantes y niños que esperan una respuesta solidaria y que han encontrado en la Pastoral Social de la Diócesis San Juan Bautista el apoyo ante estas necesidades.

Al comienzo de la pandemia fueron los adultos mayores los más golpeados, los que en la soledad de sus casas esperaban alguna respuesta, fue así como se identificó en el sector poniente a aquellos que viven solos y requieren del apoyo de otros para su alimentación. De esta manera se inició la primera olla común en la Casa de Retiro Nuestra Señora de la Merced y que cada día dispone de 75 almuerzos en promedio para el sector poniente de la ciudad, los que son entregados por los sacerdotes de las Parroquias Asunción de la Virgen, San Pablo, Jesús Obrero y La Merced.

Simultáneamente la Pastoral Social Caritas comenzó la campaña de alimentos y dinero orientadas a mantener este servicio en el hogar de ancianos San José, el comedor de San Pedro de Atacama y los otros comedores que comenzaron a abrirse debido a la creciente necesidad de ayuda de las familias en Calama.

Según explicó la Directora de Caritas Calama, Hna. María Teresa Ángulo son muchos los requerimientos que día a día se reciben en la sede de la fundación y que, gracias a la generosidad de empresas, organizaciones, familias, grupos de iglesia ha permitido sostener la atención de familias, personas en situación de calle, migrantes y adultos mayores.

Sin embargo, la Religiosa recordó que los requerimientos van en aumento, mientras ya se planifica la apertura de 2 nuevos comedores completando 6, uno de ellos de la comunidad de residentes colombianos que plantearon a Caritas un trabajo conjunto y otro que atenderá a personas en cuarentena por Covid.

Del mismo modo desde la Parroquia Nuestra Señora de Lourdes se inició este viernes la reapertura del comedor que funciona en dependencias de esta comunidad y que está a cargo de la agrupación “Carrete con Cristo”. Según indicaron la atención será los lunes, miércoles y viernes.

Fraternidad el Camino

Otro de los servicios que surge desde una comunidad de Iglesia es el que iniciaron este año la Fraternidad El Camino, religiosos brasileños cuyo carisma es el apoyo a personas en situación de calle a quienes reciben en sus dependencias ubicadas en Avenida La Paz brindándoles el cobijo que requieren mientras mejora su condición.

Cada día es posible verlos visitando y entregando comida en los “Rucos” (pequeñas instalaciones improvisadas o emergencia) que -cada vez son más frecuente ver- en diferentes sectores de la ciudad con personas, incluso familias que no tienen donde vivir.

Sin duda, una obra y gran desafío a cargo de la Iglesia loina y que espera de la generosidad de sus habitantes para sostenerla en el tiempo.

Para sus aportes reiteran que sus oficinas de Vicuña Mackenna 2287 están abiertas de lunes a viernes, pero que hay voluntarios dispuestos a visitar las casas de quienes no pueden acudir para entregar su ayuda.