Culminan misiones de verano en pueblos de Peine y Socaire

Galería de Imágenes

 Comunidades pertenecientes a San Pedro de Atacama recibieron la visita de jóvenes, profesores y religiosas.

Como una gran experiencia de fe y servicio por las personas y las comunidades originarias de la Provincia El Loa, calificaron los integrantes de los dos equipos de misiones que este año participaron en las jornadas misioneras en los pueblos de San Roque de Peine y Socaire desarrolladas entre el 13 y 19 de enero.

A las misiones en el poblado de San Roque de Peine que completaron tres años de servicio a cargo de jóvenes de distintas comunidades parroquiales de Calama, este año se sumó un grupo de profesores de los Colegios Instituto Obispo Silva Lezaeta y Juan Pablo II, además de las religiosas Misioneras Siervas del Divino Espíritu, quienes con gran entusiasmo tomaron el desafío de acompañar a las familias en la localidad de Socaire.

Motivados por el Obispo de la diócesis San Juan Bautista, Óscar Blanco Martínez los profesores dedicaron tiempo y esfuerzo para anunciar la buena noticia del evangelio a todas las familias que recibieron con gran alegría esta visita.

Galería de Imágenes
El Pastor que acompañó a ambos grupos de misioneros hizo hincapié en la importancia de las misiones como una oportunidad de encuentro y de diálogo, invitando a los misioneros a recuperar “la misionalidad de la Iglesia” y a comprender el rol profético de cada uno de los bautizados y creyentes.

Para Susana Panire, una de las misioneras, “la experiencia se engloba en poder anunciar al Dios de la vida a todos las familias, pero a su vez nos empapamos en ir reconociendo el paso de Dios en cada uno de ellos. Se trata de dar y recibir también”.

Las misiones del verano 2020 contemplaron, visitas a las casas de los pobladores de las comunidades que son parte de Atacama la Grande, actividades con niños y sacramentales como bautizos, unciones a los enfermos y bendiciones de viviendas.

En Peine, localidad en la que conviven la comunidad originaria y población flotante que llega a la zona atraídos por la actividad minera del litio, se realizaron talleres de prevención de alcohol y drogas, dirigidos a los jóvenes y adultos del lugar con la idea de aconsejar sobre el impacto de este flagelo.

En Socaire por otra parte, surgió de estos encuentros el anhelo de la comunidad de por recuperar la tradición de peregrinar al cerro del calvario y celebrar allí la Eucaristía como ocurrió en esta ocasión con la visita del Obispo Óscar Blanco, y que se sumó a la tradición del pago a la tierra.

Cabe recordar que este proyecto tiene como finalidad tener un acompañamiento de tres años en cada sector y de varias visitas durante el año.