Con ocho candidatos se inició la Escuela de Diaconado permanente en la Diócesis San Juan Bautista


Tres años y medio dura el proceso de formación hasta su ordenación

En la solemnidad de San José se reunieron por primera vez los candidatos al Orden del Diaconado Permanente y con que se retoma en la Diócesis San Juan Bautista de Calama esta formación que busca dotar a la Iglesia loina de hombres casados para ser  consagrados en este ministerio.

El Padre Patricio Cortés Menares Director de la Escuela de Diáconos,  manifestó que este es el inicio de un proceso en el que hombres probados en la fe, esposos, padres de familia, profesionales, servidores de alguna parroquia o capilla, entre otros  quieren seguir los pasos de Cristo, pero con una misión muy importante desde el diaconado.

Consultado el Padre Patricio sobre si esta formación respondía a la escases de vocaciones sacerdotales, expresó que el ministerio el Señor lo instituyó en tres grados; el episcopado, el presbiterado y el diaconado "no se trata que el diaconado tenga menor relevancia, su riqueza y el compromiso de los ordenados es tan importante como la del obispo o sacerdote y además porque es un laico, es decir una persona que desde su trabajo en el mundo se consagra".

La formación de los candidatos al diaconado permanente se estipuló en tres años y medio, que implican según informó el sacerdote un propedéutico y formación formal en estudios eclesiásticos, jurídico, de sacramento, aspectos de sicología y antropología, cristología entre otros,   hasta que completen su instrucción  y se postulen a la  ordenación que podría estimarse en el 2023. Por ahora son ocho los postulantes, pero podrán sumarse otros que sientan el llamado a servir al Señor desde este ministerio.