Comenzó a peregrinación a Santuario de Nuestra Señora Guadalupe de Ayquina

Galería de Imágenes

Obispo junto a fieles laicos y consagrados fueron uno de los primeros grupos en trasladarse en caminata hasta el poblado ubicado al interior de El Loa.

“Peregrinación con Sentido” así denominaron la caminata de más de 35 kilómetros que el Obispo de la Diócesis San Juan Bautista de Calama, Óscar Blanco Martínez junto a 26 laicos y consagrados realizaron hasta el Santuario de Ayquina en el inicio de las actividades religiosas que hasta el 9 de septiembre reunirán a más de 50 mil personas para celebrar a la Virgen Guadalupe de Ayquina.

El recorrido se inició en el Tambo del Río Salado (junta de los ríos Salado y El Loa) y en el trayecto hubo tres nuevas detenciones en los Tambos del Puente del Diablo, Ramaditas y de la Quebrada Grande, junto con descansar se celebró la Eucaristía y adoración al Santísimo Sacramento.

Cerca de las 16 horas y luego de casi 8 horas de caminata, arribaron al Santuario “Fue un pequeño y sencillo sacrificio ofrecido a nuestra Madre y nuestra Iglesia”, contó el Pastor.

El Obispo señaló que como iglesia de Calama quieren resaltar las figuras de sus Santos Patronos, San Juan Bautista y la Virgen de Guadalupe de Ayquina, es por ello que este año y por los próximos dos se motivará a todos quienes participen en la festividad con el lema “Para que tu hijo crezca Chinita y yo disminuya”, resaltando la espiritualidad de San del Bautista con respecto a Jesucristo, expresó.

“Estamos en tiempo de discernimiento en nuestra Iglesia y Él nos ayuda para que Cristo vaya creciendo en el corazón de los hombres y mujeres y ocupando el centro de nuestra Iglesia y nosotros ocupando el lugar que nos corresponde como discípulos y misioneros. El lema es pedirle a la Virgen su ayuda para su hijo crezca y nosotros vayamos disminuyendo”.

Durante los próximos días y hasta el 8 de septiembre, Natividad de la Virgen María serán miles los peregrinos que llegarán como cada año hasta el pequeño poblado andino para manifestar su fe y devoción a la Santísima Virgen, convirtiendo esta fiesta religiosa en la más importante de la Región de Antofagasta.