Catequistas conectados con Jesús, ¡por el desierto vamos ya!

Día del Catequista 2020


Permanezcan en mí y yo permanece en ustedes.

Ninguna rama puede dar fruto si es sola, sino que tiene que estar unida a la vid. Igual sucede con ustedes, no pueden dar futo si no se quedan en mí. Yo soy la vid y ustedes las ramas. Juan 15, 4-5a

 

Queridas amigas y amigos catequistas de nuestra Iglesia diocesana San Juan Bautista de Calama y sus pueblos del interior. Reciban mi saludo de Pastor en el día del Catequista y mi gratitud por el maravilloso servicio que prestan a nuestra Iglesia.

 

No son tiempos fáciles los que nos toca vivir, hace rato venimos navegando viento en contra y en ocasiones pareciera ser un tsunami. Pero, los catequistas son animados e impulsados en el desierto por el Espíritu Santo, un viento abrazador, que acompaña, consuela, trae paz y esperanza en la misión. Y el mejor signo de su presencia son, ustedes los catequistas, su vocación y los frutos que van dejando en la vida de los catequizados.

 

Hoy se necesita del catequista, que acompaña, consuela y alimenta a sus catequizados. Más que instruir hay que acompañar. Las personas buscan ser acogidas y acompañadas. Pareciera que esto no siempre es valorado por el catequista.  No saben la importancia que tiene el hecho de simplemente estar con otros, llamarlos, visitarlos, preguntarles como están, qué necesitan, con una presencia serena y atenta, sin necesidad de hablar de catecismo.

 

Jesús nos recuerda que para dar frutos hay que estar “conectados a él”, porque sin Él, nos quedamos solos, y solos no podemos hacer nada. Conectémonos con Jesús a través de su Espíritu Santo, con la oración, la escucha de su palabra y la solidaridad con los más vulnerables.

 

Caminemos juntos para que nadie se sienta solo y formemos una red de servidores de la esperanza en tiempos de turbulencias, de amenazas, pero también de oportunidades. Que Cristo sea el norte y centro del catequista y la medida de todas las cosas.

 

Que nuestra Sra. Guadalupe de Ayquina madre de los catequistas, los abrace y los bendiga con su manto maternal y San Juan Bautista el profeta del desierto nos ayude y enseñe que: “Es necesario que Él crezca y yo disminuya”.

 

Felicidades, hermanas y hermanos catequistas, gracias y ¡vamos ya!

 

 

Con el cariño de siempre

+Oscar

 

Calama 23 de mayo 2020


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.