Páginas

Ante el Santísimo Obispo de Calama oró y entregó bendición

Ver imágenes
Mons. Óscar Blanco M. meditó sobre el drama de enfermos y contagiados de covid-19 sin sustento económico ni protección social.

En la solemnidad de Corpus Christi y ante la imposibilidad de celebrar esta fiesta como ha sido habitual en los últimos años y especialmente por la cuarentena que afecta a Calama, el Obispo de la Diócesis San Juan Bautista, Óscar Blanco Martínez concurrió hasta el templo Catedral y allí en solitario se inclinó ante el Santísimo Sacramento para orar y posteriormente entregar la bendición a toda la comunidad.

El Pastor reconoció la dureza y drama que hemos experimentado por la pandemia de coronavirus, especialmente en quienes están enfermos y otros que son sospechosos de contagio y han debido afrontar en muchos casos este proceso en soledad, lejos de sus familias

Constató que muchos han debido sufrir el drama de la soledad sin sustento económico ni protección social y otros incluso enfrentando la enfermedad en viviendas indignas, “También nosotros hoy tenemos hambre y sed de justicia, de unidad y de solidaridad”.

Mons. Óscar Blanco también se refirió a las palabras que Jesús dice en la sinagoga y que se leen en el Evangelio de San Juan (Jn. 15, 14-21) que son de una enorme profundidad y provocan un gran impacto, indicó.  “dice yo soy el pan vivo bajado del cielo el que coma de este pan vivirá eternamente y el pan que voy a dar es mi carne para la vida del mundo”.

Al respecto el Obispo mencionó que como miembro de nuestra iglesia y como católicos tenemos el privilegio de ser invitados cada día o cada domingo a sentarnos a la mesa de Jesús para compartir su palabra, rezar juntos y alimentarlos de su cuerpo y de su sangre, sin embargo  por la circunstancia actuales no lo podemos hacer, porque  nuestros templos y capillas están cerradas y gracias a los medios de comunicación y redes sociales podemos compartir cada día y cada domingo de manera virtual y espiritual.

Monseñor Óscar Blanco, apuntó que también este tiempo nos han ayudado a valorizar la presencia real de Jesucristo, juntarnos a encontrarnos como comunidad para celebrar. “Dios quiera que esta pandemia termine pronto y así podamos volver a encontrarnos en la comunidad para seguir haciendo memoria de esta presencia real de Jesucristo en la Eucaristía”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.