Diócesis de Calama celebró a su Santo Patrono Juan Bautista


  • Comunidad se reunió en el principal templo de la ciudad para conmemorar el aniversario de la Iglesia loina.


Galería de Imágenes
Con una Eucaristía que congregó a representantes de todos los sectores parroquiales, comunidades religiosas, de Bailes Religiosos y fieles se celebró este domingo en la Catedral al Santo Patrono  de la Diócesis de Calama,  San Juan Bautista.

La celebración fue presidida por el Obispo Óscar Blanco Martínez y concelebrada por los Vicarios  General y Pastoral, presbíteros Enrique Olivé y José Luis Plaza, respectivamente ocasión en que se destacó la figura del santo y su ejemplo en el rol evangelizador de la Iglesia loina, que está convocada a ser una iglesia en salida que anuncia la Palabra y da testimonió con su vida.

En su homilía, el Pastor resaltó el ejemplo de Isabel y Zacarías, padres de San Juan Bautista manifestando que ellos con su ejemplo nos determinan  el rol que debe asumir la Iglesia en la actualidad, cuya gran misión es la de salir, escuchar y discernir, “ Si no escuchamos no sabremos lo que nuestra gente busca y necesita, cuáles son sus problemas, angustias, decepciones y esperanza, debemos aprender de Jesús Resucitado que sale al encuentro de los discípulos de Emaus”.

Enseguida apuntó, que el santo es “un hombre de fe, de oración, que siendo grande se hizo pequeño (...) que no se creyó en el mesías, no cayó en el clericalismo, ni tampoco promocionó una Iglesia elitista”.

Expresó que Juan Bautista en su predicación, junto con revelar la misión del Señor, su misericordia y la importancia que tiene cada uno de sus hijos en su reino,  les convocó a reconocer que; “somos parte de una Iglesia que no brilla con luz propia, sino con la luz de su esposo, que no tiene vida propia, sino que le vine de aquel que es la vida, Jesucristo”.

Más adelante el Obispo dirigió palabras especiales para los sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas a quienes pidió seguir acompañando al pueblo santo de Dios con el anuncio de la Palabra y el testimonio personal como buenos y celosos pastores de su grey.

A los jóvenes que frecuentan las Parroquias y se forman en nuestros Colegios, les manifestó, “no se dejen engañar por ofertas baratas de felicidad, no olviden la clave que el Papa Francisco les dejó en Maipú, Qué haría Cristo en mi lugar”

Finalmente Monseñor Blanco Martínez dirigiéndose a los padres de familia los invitó a preparar el camino de Jesús para sus hijos, educándolos en el amor y con buenos ejemplos de fe, esperanza y caridad.