Con la Misa de Imposición de Cenizas se inició la Cuaresma en la Iglesia de Calama

Una invitación para que cada persona pueda hacer una reflexión personal y desde ésta establecer el firme deseo de convertirse y volver a Dios, es el llamado que este tiempo de cuarenta días nos prepara  a vivir la Semana Santa. Así lo manifestó el Vicario Parroquial David Gahona al presidir la Misa de Miércoles de Ceniza en el Templo Catedral San Juan Bautista.

El sacerdote señaló que este tiempo que nos convoca a volver a Dios, no sólo es a nivel personal, sino también comunitario, como pueblo de Dios, “Si nosotros a nivel personal necesitamos renovación, las estructuras que constituimos también la necesitan, las, instituciones, Iglesia, entre otras necesitan conversión. Es un tema absolutamente humano, porque errar, equivocarse, perderse del camino del Señor es posible que ocurra”, indicó.

“Es preciso que este Tiempo de Cuaresma, nos preguntemos a nivel personal y comunitario, si estamos respondiendo a lo que nos pide el Señor y a partir de esto, hacer el propósito de cambiar, de renovarnos para estar en comunión en Él y participar como nos invita de su Resurrección”, mencionó el Padre David Gahona.

Papa Francisco y la Cuaresma 2018

La Cuaresma es un tiempo rico para desenmascarar tentaciones y dejar que nuestro corazón vuelva a latir al palpitar del Corazón de Jesús”.

El mensaje lo anunciado el Papa Francisco en su homilía, en la Misa de imposición de las cenizas, celebrada en la Basílica de Santa Sabina.

Las 3 palabras clave en su mensaje son: “detente”, “mira” y “vuelve”. El Papa Francisco exhorta a detenernos ante la “agitación”, y de “correr sin sentido”, que llena el alma con la amargura de sentir que nunca se llega a ningún lado.


“¡Detente para mirar y contemplar!” ha dicho el Pontífice. “Mira los signos que impiden apagar la caridad, que mantienen viva la llama de la fe y la esperanza. Rostros vivos de la ternura y la bondad operante de Dios en medio nuestro”.